Páginas vistas en total

miércoles, 27 de noviembre de 2013

LOS SECUESTROS EMOCIONALES.

Los secuestros emocionales es cuando por alguna razón tu cuerpo tiene la necesidad de reaccionar a un estímulo sin que se le dé la orden de hacerlo. 
El estímulo recibido llega a la amígdala y ésta compara lo sucedido con otras experiencias emocionales del pasado y si se parecen a un recuerdo malo, activa la alarma y nuestro cuerpo estará sufriendo un secuestro emocional.


EL CASO DE LUISA Y PEPÓN

Cuando Luisa era pequeña sufrió unas situaciones familiares muy malas; Cuando sus padres discutían, la encerraban dentro de una habitación dando un portazo. Con el paso del tiempo Luisa forma una familia con Pepón y tienen un hijo llamado Carlos.

Un día, Luisa y Pepón empezaron a discutir. Él se enfadó y dio un portazo. Luisa que recibió éste estímulo y éste va directo a la amígdala, hace que le salte la alarma del recuerdo de su infancia. Su reacción hacia ello fue empezar a dar golpes a la puerta hasta conseguir romperla y empezar pegar a Pepón.

Cuando Luisa reaccionó y se dio cuenta de lo que acababa de ocurrir con su cuerpo se fue directa a un lugar de descanso para pensar en ello.


  • Luisa acababa de sufrir un secuestro emocional

No hay comentarios:

Publicar un comentario